lunes, 28 de marzo de 2011

Mi Hijo

"Y vino una voz de los cielos que decía: «Tú eres mi Hijo amado, en ti tengo complacencia" (Marcos 1.11)

La Santísima Trinidad se ve claramente presente en el bautismo del Señor Jesús. En ese momento vino el Espíritu Santo como una paloma y se posó en su cabeza.

Lo mismo sucede hoy con los nacidos de Dios. Es envuelto por el Espíritu de Dios y se convierte en hijo de Dios.

1 comentarios:

alina dijo...

hola señora !! es muy cierto cuando uno es nacido por el espiritu santo el espiritu de Dios sucede lo mismo el espiritu santo se posa en uno siempre lo acompaña !! y nos direcciona y asi somos llamados hijos de nuestro grandioso querido Dios !! En la fe de 17 de abril :)

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas