lunes, 13 de febrero de 2012

TRIUNFAL

"En aquella misma hora Jesús se regocijó mucho en el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios y a inteligentes, y las revelaste a niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado".(Lucas 10.21) 

El Espíritu Santo, la gloria eterna, sólo se revela a los pequeños, a los que tienen un corazón humilde. Aquellos que se consideran sabios, conocedores y arrogantes no tienen acceso a él.

Cualquier persona que quiera recibirlo debe sacrificar su orgullo, humillarse y ser como un niño.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas