miércoles, 14 de septiembre de 2011

Libre de la Maldad

"Jerusalén, limpia de maldad tu corazón, para que seas salva. ¿Hasta cuándo morarán dentro de ti los pensamientos perversos?" (Jeremías 4.14)

La impureza del corazón deja el alma en la oscuridad. El pecado mata poco a poco. Pero cuando el pecado es repudiado y se deja de practicar, los pensamientos pasan a ser los de Dios, y le iluminan para vida.


0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas