sábado, 17 de septiembre de 2011

Alma en Pena

"Mira, oh SEÑOR, que estoy angustiada; hierven mis entrañas, mi corazón se revuelve dentro de mí, porque he sido muy rebelde" (Lamentaciones 1.20)

¡No hay manera de evitarlo! Lo que el hombre sembrare, segará. Entonces, ¿cómo cambiar la situación actual de dolor y sufrimiento como consecuencia de lo que se plantó en el pasado?

Sacrificio. El único camino es la rendición incondicional de su vida al Espíritu Santo y abandonar el pecado de una vez por todas.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas