martes, 1 de enero de 2013

La enseñanza de los justos

"Que el justo me hiera con bondad y me reprenda; es aceite sobre la cabeza; no lo rechace mi cabeza, pues todavía mi oración es contra las obras impías."(Salmo 141.5) 

El justo enseña y los que son justos también aprenden. Para ellos, aunque el proceso de aprendizaje pueda ser doloroso y hasta parezca ser un acto de injusticia, saben que es por su propio bien y lo aceptan con gratitud. 

Pero no es así con los injustos, es decir, aquellos que han nacido de la carne. Lo sienten como una injusticia, se quejan, se quedan dolidos, se enojan, no lo aceptan e incluso quieren venganza. Pero es natural, después de todo, la oscuridad odia las obras de la luz.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas