jueves, 29 de noviembre de 2012

Tristeza del Espíritu Santo

"Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia."(Efesios 4.30-31)

Ningún miembro de un cuerpo es capaz de hacer daño a otro. Antes, los miembros cooperarán entre sí de forma armoniosa para agradar a la cabeza. 

Así es la Iglesia del Señor Jesús. Todos los que la componen, cooperan juntos para la edificación de la Iglesia, cuya cabeza es Jesús. Si hay un miembro extraño al cuerpo, entonces hay conflicto con los demás. Tarde o temprano, el elemento extraño será expulsado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hay que trabajar en Espiritu para no entristecer el Espiritu Santo, infelizmente muchos trabajan contra uno en vez de trabajar contra el diablo.

maria de fatima da silva dijo...

ES VERDADE SENHORA ESTER TEMOS QUE ELIMINAR

ADENTRO DE NOIS OS QUE NOS EMPEDE DE SERMOS USADOS POR DEUS .

FATIMA ( QUINTA 20:49)

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas