lunes, 10 de septiembre de 2012

Lo Imposible acontece

"Abriré ríos en las alturas desoladas, y manantiales en medio de los valles; transformaré el desierto en estanque de aguas, y la tierra seca en manantiales." (Isaias 41.18)

El Dios de Abraham es el Dios de lo imposible. Esto es lo que le diferencia de los "dioses" de madera, piedra, metal o papel. 

Consecuentemente, la diferencia en la calidad de vida entre aquellos que creen en el Dios de Abraham y aquellos que dependen de otros "dioses", tiene que ser clara, evidente e indiscutible. No es una cuestión de fe, sino de inteligencia.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas