miércoles, 23 de mayo de 2012

Morir para vivir

"De cierto, de cierto os digo, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, lleva mucho fruto." (Juan 12.24)

Cada uno de nosotros es como un grano de trigo y la tierra es el reino de Dios. 

Si no hay una entrega total de nuestra voluntad con respecto al reino de este mundo, vamos a terminar solos y perdidos para siempre. 

Pero si morimos para este mundo, nos multiplicaremos para vida eterna. 

Al igual que Jesús murió, resucitó y se multiplicó, lo mismo sucederá con cada uno de sus seguidores.

1 comentarios:

Yazmín Medrano dijo...

Le agradezco por esta Palabra, cuando la persona no se somete a la voluntad de Dios y prefiere satisfacer sus deseos personales,corre el riesgo de perder su Salvación. Debemos morir para este mundo y nuestras voluntades todos los días.

Dios la bendiga
Saludos

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas