jueves, 2 de febrero de 2012

REMISIÓN

"Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón." (Hebreos 9.22)

En el Antiguo Testamento, casi todo se purificaba mediante el sacrificio de sangre. Sin embargo, en el Nuevo Testamento, el sacrificio de animales fue cancelado. Pero no el sacrificio de la fe que exige actitudes. Sin sacrificio no hay perdón, no hay salvación, ningún logro. El que quiera ser perdonado, debe perdonar (sacrificio). Quien quiera recibir, tiene que dar (sacrificio). Quien quiera cosechar, tiene que sembrar (sacrificio). Por lo tanto, es imposible tomar posesión de las promesas de Dios, sin un acto de fe de sacrificio.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas