sábado, 14 de enero de 2012

PECADOR

"Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios, ten piedad de mí, pecador."(Lucas 18.13) 

Cuando hay un reconocimiento sincero del pecado y hay arrepentimiento sincero, se produce el perdón, la salvación y la paz perfecta en el interior.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas