lunes, 8 de agosto de 2011

Mis Testigos

"pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra." (Hechos 1.8)

Recibir el Espíritu Santo no tienen nada que ver con los sentimientos del corazón. Tanto es así que al recibirlo, nos convertimos en testigos vivos de la Resurrección de su Hijo Jesucristo. Nuestro comportamiento hacia el mundo habla más que mil palabras. Sin embargo, cuando hablamos, pasamos espíritu y vida, al igual que nuestro Señor Jesús.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas