miércoles, 9 de enero de 2013

Espino en la carne

"Y dada la extraordinaria grandeza de las revelaciones, por esta razón, para impedir que me enalteciera, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca."(2 Corintios 12.7) 

La Obra de Dios, o la destrucción de las obras de satanás, exige abnegación total. Y cuanto mayor sea la revelación del Espíritu, más humildad es necesaria. No se sabe exactamente qué tipo de aguijón en la carne tenía Pablo. Pero, sin duda, Dios lo permitía para que se mantuviera protegido del orgullo.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas