viernes, 3 de agosto de 2012

Agua Viva

"Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna" (Juan 4.14) 
El agua que Jesús da es invisible, imperceptible e intocable. Pero cuando alguien la toma, todo el mundo nota la diferencia. 

El beneficiario se convierte en una fuente visible, tangible y palpable para el resto de su vida.

1 comentarios:

Bibi dijo...

"...se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna"

Dios no solo me da vida eterna cuando bebo de la fuente, directamente de Él, de su Espíritu, ¡sino que además de mi brotará vida!

¡Muchas gracias!
Bibi
Madrid - España

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas