lunes, 9 de julio de 2012

La enseñanza

"Que el justo me hiera con bondad y me reprenda; es aceite sobre la cabeza; no lo rechace mi cabeza, pues todavía mi oración es contra las obras impías." (Salmo 141.5) 

Los nacidos del Espíritu, cuando son reprendidos, valoran la enseñanza, el aprendizaje y dan gracias a Dios. 

Sin embargo, los nacidos de la carne, la cizaña, se enoja, se justifica y aún encima guardan rencor.

2 comentarios:

Natalia la plata dijo...

Cuantas veces hemos pensado que fuimos llamados la atención injustamente, pero todo nos es para bien, la reprensión como dice este articulo es para un crecimiento y aprendizaje.

karen garcia-venezuela dijo...

Buenas noches Sra. es muy cierta esa palabra solo el nacido de Dios vence el mundo mira hacia delante va sin tener duda, camina por donde Dios manda, obedece, sacrifica para la honra y la gloria del Sr. Jesús...
mas el nacido de la carne ahí queda estancado,con miedo se queda encerrado, muy fuerte
estoy en la fe del Sacrificio Sra voy rumbo al monte moriah...
Karen García-Venezuela

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas