domingo, 10 de junio de 2012

Abraham

"Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré ..."  (Génesis 12:1)

La primera palabra que Dios habló a Abraham antes de que se convirtiera en la propia bendición fue "sal...". 

Dios no podía ejecutar Su proyecto con Abraham mientras mantuviese algún vínculo con las costumbres paganas de su sociedad. 

Lo mismo sucede hoy en día. ¿Cómo alguien puede nacer del agua y del Espíritu Santo, si ella sigue participando de las costumbres idólatras del ambiente en el que vive? 

Quién quiera ser la propia bendición debe abandonar la maldición del pecado.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas