lunes, 14 de mayo de 2012

LAMENTOS DE ESPERA

"Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros," (Efesios 3.20) 

El poder del Señor Jesús sobrepasa todo entendimiento. 

Es imposible imaginarlo. Por lo tanto, es esencial confiar en sus promesas y no reclamar, lloriquear o quejarse acerca del tiempo que tarda, en nuestra opinión, en acontecer en nuestras vidas. 

Las reclamaciones hechas en el desierto obligó a la antigua Israel a perder 40 años y no ver la Tierra prometida. 

Creo que el secreto para ser un ganador es tener fe en sus promesas y saber esperar.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

GUAO QUE FUERTE HACE UNOS DIAS ME SALIO ESTAS PROMESA Y ESTABA BUSCANDO ES DECIR ESCRUDIÑANDO EN ELLA PERO HOY PUDE ETENDER CON MAYOR CLARIDAD LO QUE DIOS QUERIA DECIRME

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas