lunes, 30 de abril de 2012

LA RECOMPENSA DE LA FE

"Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman." (Santiago 1.12) 

La carrera por encontrar un lugar soleado en este mundo es cruel e injusto. 
Lo mismo con respecto a nuestra salvación eterna. 
Debido a los constantes sacrificios de la fe, pocos llegan a la línea de meta. 
La corona de la vida no es para todos. Si lo fuera, no tendría ninguna razón de existir. 
Es sólo para los ganadores. 
Es para aquellos que soportar los altibajos de la vida con el fin de permanecer fieles al Señor Jesucristo.

3 comentarios:

Mabel Benitez La Plata dijo...

Es verdad Sra. ay que resistir aun cuando nuestras fuerzas se acaben y nuestro cuerpo no resista porque no ay como retroceder nuestra vida de permanente asenso si nos quedamos nos tapa el abismo y si retrocedemos peor aun caemos en el indefectiblemente que Dios la siga bendiciendo

ailin_Dios dijo...

Es así mismo solo los que perseveran hasta el fin en la fe son los aprobados y los que consiguen la corona de la vida!

Anónimo dijo...

quien tiene una meta por delante no le importa cuanto tenga que sacrificar cuanto le cueste llegar a cumplirla solo enfrenta todo y sigue hasta el final aunque tenga todo en contra lucha hasta llegar a su meta

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas