martes, 14 de febrero de 2012

Enfado

"En ese momento Saúl volvía del campo, donde había estado preparando el terreno para la siembra, y preguntó: «¿Qué le pasa a la gente? ¿Por qué llora?» Cuando le contaron lo que pasaba en Jabés, el espíritu de Dios vino sobre él, y Saúl se enfureció." (1Samuel 11.6) 

La indignación contra todo lo que está podrido, sucio, malo y pecaminoso ha sido el pan nuestro de cada día de los que tienen el Espíritu de Dios. 

Sucedió en el momento del primer rey de Israel. Poseído por el Espíritu de Dios, encendió su ira contra el asedio de los enemigos de su pueblo. 

Es imposible que una persona que está sellada con el Espíritu Santo disfrute viendo sufrir a los demás con cualquier tipo de injusticia o pecado. Esto contradice su naturaleza espiritual, su fe y su dignidad.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas