martes, 3 de enero de 2012

POR LA FE

"MAS MI JUSTO VIVIRA POR LA FE; Y SI RETROCEDE, MI ALMA NO SE COMPLACERA EN EL". (Hebreos 10.38)

En principio, no hay ningún justo. Pero cuando el pecador se vuelve DEPENDIENTE de Dios, entonces hay fe. Esa es exactamente la fe que lo hace justo, puro y santo para venir delante de Él.

Pero, si el justo, puro y santo deja de tener esta dependencia de Él, entonces ya no hay fe. Como consecuencia, vuelve a la condición de perdido pecador.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas