martes, 29 de noviembre de 2011

PESO PESADO

"Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante," (Hebreos 12.1)

Sólo hay una manera de deshacerse de la carga del pecado: la confesión de que Jesús es el Señor y el abandono inmediato de ese pecado. El pecado es un espíritu. Hasta que no sea expulsado, seguirá esclavo de él. Dejar pasar el tiempo no va a resolver este problema. Al contrario, cuanto más tiempo pasa, se vuelve más pesado, porque otros pecados se van sumando a éste. 

 Por lo tanto, deshágase de él inmediatamente.

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas