jueves, 20 de octubre de 2011

SI...

"... y si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra." ( 2 Crónicas 7.14)

Las promesas divinas son siempre condicionales. El que quiera ser escuchado, perdonado y sanado debe apartarse de sus malos caminos. Se trata de una acción personal y no negociable. ¿De qué sirve tener fe en Jesús, asistir a la iglesia, leer la Biblia, orar, ayunar, ser diezmista fiel y seguir viviendo en el pecado?

0 comentarios:

Sea Bienvenida




Me gusta leer la Biblia todos los días por la mañana y por eso he decidido compartir lo que Dios me habla a través de este blog.

Artículos más populares

Páginas vistas en total

Mis blogs favoritos

Siga por correo electrónico

Archivos

Seguidores

Etiquetas